SÓLO PARA NIÑOS

 

“Bienaventurados los niños,

porque de ellos es el reino

de la imaginación y la fantasía”.

J.R.BARAT

 

1ª y 2ª edición: Diputación Provincial de Málaga. Colección Caracol. Nº 6. 200 y 2002.

Dibujos de Alhambra Fernández

 

¡¡NUEVA EDICIÓN!!

 

3ª edición: Carena Editors, Valencia. 2009.

Dibujos de Mari Cruz Sánchez Parra

 

Sólo para niños no es un libro, en absoluto, sólo para niños. No se necesita poseer una edad corta para que quedemos enredados en sus poemas. Se necesita –eso sí- ser ciudadanos del “reino de la imaginación y la fantasía”, como se enuncia en la cita con la que el autor, Juan Ramón Barat, abre este hermosísimo libro.

El poeta Barat y la ilustradora Alhambra han unido sus artes en una obra en que poesía y dibujo se complementan a la perfección para crear un universo en que el colorido de la palabra conecta con la delicadeza de los tonos y la riqueza de los matices que presentan las ilustraciones.

Barat canta a la Naturaleza a través de dieciséis poemas por donde circulan pájaros, árboles, flores, agua, cielo, estrellas, sol, luna, etc. Toda una fiesta para nuestros sentidos, que se recrean a través del olor, del color y de la música que se desprenden de sus versos. Versos que expresan alegría y tristeza por medio de expresiones antitéticas como día-noche, primavera-otoño, risa del jazmín-ceniza del ciprés…

El poeta percibe la Naturaleza en forma de metáforas y sinestesias, cifradas en un leguaje bello y rítmico. Una naturaleza viva, que se nos presenta, en ocasiones, personificada, como en el poema titulado “Melodía del sol”, donde el astro sube por una escalera, agita los brazos y luego se va perezoso. Otras veces los propios elementos toman la palabra y nos hablan, como en el “Monólogo del agua”. En otras ocasiones, es la propia voz del poeta la que escucha, como en la “Suite de los pájaros”, en la que es el yo poético el que interroga a través de las aves del cielo.

Gracias a la Naturaleza, percibimos la recreación en la Belleza, el ansia de Conocimiento, pero, sobre todo, el deseo de Libertad, deseo que podemos apreciar en los versos que cierran el poema titulado “Lienzo de la mariposa”:

“Mariposa color luna:

contigo mis sueños van.

Quisiera ser como tú,

y volar, volar, volar.”

En el último poema, “Armonía infinita”, se recoge el deseo del poeta de fundirse con la naturaleza:

“Quisiera ser siempre

paisaje sin dueño,

juntar en mi alma

los cuatro elementos”.

Este poema clave presenta una naturaleza mítica, eterna, armónica, que vuelve al estado presocrático, a la fusión de los cuatro elementos –tierra, agua, aire y fuego-, hecho que produce esa “música eterna”, que nos recuerda la influencia del platonismo en los mejores versos de San Agustín y de fray Luis de León. Hay mucho de Panteísmo en estos versos, versos que recrean la Perfección, la Belleza y, en definitiva, la Armonía.

Leer estos poemas me ha llenado de placer, han rozado mi alma con un toque de varita mágica, me han devuelto a la niñez y me han recordado que soy bienaventurada porque el poeta, Juan Ramón Barat, nos ha legado un libro con el que nos hace herederos del “reino de la imaginación y la fantasía”.

Y para cerrar este prólogo nada mejor que unos versos del “Poema del arco iris”, en los que el sentimiento del poeta se hace mío –y seguro que vuestro- al poder experimentar el placer que supone leer estos poemas y contemplar sus ilustraciones:

“Y yo siento entonces

que hay algo de magia

como un arco iris

que alumbra mi alma”.

Susana Guerrero Salazar, Universidad de Málaga.

 

**********

 

SELECCIÓN DE POEMAS

 

SUITE DE LOS PÁJAROS

Pájaros del viento

que voláis alegres

por caminos de oro

y horizontes verdes.

 

Pájaros sin nombre

por el aire leve,

hijos infinitos

de la luz celeste.

 

Pájaros cantores,

dulces clarinetes,

violines con plumas

y con cascabeles.

 

Pájaros azules,

amarillos, verdes,

del color exacto

que mis sueños tienen.

 

¿Cuál es vuestra patria?

¿Qué dios os protege?

¿Qué invisible brújula

os guía en el éter?

 

 

 

LIENZO DE LA MARIPOSA

Por el campo verde, verde,

por el campo verde va

una blanca mariposa,

la más bella del lugar.

 

Rompe curvas en el aire,

como un pétalo al azar,

sobre el campo verde, verde,

en la tarde que se va.

 

El limonar amarillo

bajo el sol crepuscular

parece un mar lleno de oro

con relumbres de azahar.

 

Mariposa color luna:

contigo mis sueños van.

¡Quisiera ser como tú,

y volar, volar, volar!

 

 

RITMO DE LA LUNA

Una flor con cuatro pétalos

en el jardín de mi alma.

Cuatro ritmos de la luna

clavados en mi mirada.

 

La luna llena es un aro

de nieve redonda y blanca.

Una gran circunferencia

de rosas recién casadas.

 

La luna menguante abre

un paréntesis de nata

sobre la página oscura

de las letras estrelladas.

 

La luna nueva se esconde

tras el cristal de la escarcha.

Una azucena invisible

con la corola de agua.

 

La luna creciente cierra

el paréntesis de nata.

Sobre la piel de la noche

las luciérnagas estallan.

 

Cuatro ritmos de la luna

clavados en mi mirada.

Una flor con cuatro pétalos

en el jardín de mi alma.

 

 

 

ARMONÍA INFINITA

Quisiera ser aire,

jinete del viento,

navegar la brisa

sin perfil del cielo.

 

Quisiera ser agua,

ola de silencio,

habitar la líquida

rosa del océano.

 

Quisiera ser llama,

espiral del fuego,

vivir en la brasa

roja del misterio.

 

Quisiera ser tierra,

semilla en el huerto,

abrazar la esencia

mineral del sueño.

 

Ser senda en el agua,

camino en el viento,

raíz en la tierra

y estrella en el fuego.

 

Quisiera ser siempre

paisaje sin dueño,

juntar en mi alma

los cuatro elementos.

 

El aire y el agua,

la tierra y el fuego:

la música eterna

que fluye en el tiempo.

 

 

================= jrbarat ======================